Tal parece que la estabilidad económica y la edad van muy de la mano cuando se trata de querer madurar. Si entre tus propósitos de año nuevo o de vida está el consolidar tus finanzas personales porque consideras que es momento de hacerlo, te dejamos 5 propósitos con los que deberías comenzar.

Y es que llega una edad a la que parece que ya no te puedes dar el lujo de malgastar el dinero, y hay que seleccionar esos “gustitos” que nos damos, pues pueden llegar a costarnos más de lo que pensamos.

X

 

Estos 5 propósitos financieros harán que destines tu dinero en mejores prácticas y que, además, te esfuerces en tener más ingresos.

1. Generar ingresos adicionales

Aunque los ingresos de tu actual trabajo representen una estabilidad, debes pensar en explorar tus talentos y explotarlos para sacar provecho no solo a nivel económico, sino personal, pues evitarás estancarte la vida y, por el contrario, diversificarás tus habilidades.

Por ello, trata de buscar una fuente de ingresos adicional, por mínima que sea; por ejemplo Pensar en el “freelanceo” en tu tiempo libre es un buen comienzo para lograrlo.

2. ¡Adiós deudas!

Debes tener mucho cuidado al hacer compras con tarjeta de crédito, pues más que un préstamo es una deuda que adquieres y que, si acumulas, podría traerte muchos problemas y dolores de cabeza.

La clave del éxito en este caso es una: liquida tus gastos de manera puntual. No dejes que te sobrepasen las deudas.

3. Disminuir gastos hormiga

Sin duda todos hemos caído en este tipo de gastos en la vida, pero conforme eres consciente de aquellas cosas de las cuales puedes -y en ocasiones, debes- prescindir, te darás cuenta del ahorro que representa limitarte en este tipo de gastos.

¿Cuáles son los gastos hormiga? Todos aquellos que son innecesarios: antojos, transporte privado, salidas con amigos, etcétera. ¡Ojo! No se trata de que no te puedas dar estos gustos, sin embargo, sí es conveniente poner un límite. Te invitamos a que hagas la cuenta y comiences a fijar cantidades.

4. Perspectiva a futuro

No te olvides de ti mismo. Recuerda que a final de cuentas estarás trabajando para ti y los tuyos. Por alguna extraña razón conforme avanza tu edad, la vida es “más cara”; por ello, comienza a pensar en qué harás cuando ya no puedas o no quieras trabajar.

Está bien que pienses en viajar, pero no está mal que de vez en cuando hagas ahorros voluntarios a tu Afore, que te des una vuelta por las cotizaciones de seguros de gastos médicos o que pienses en un plan de retiro.

5. Invertir

Una de las mejores maneras de hacer más dinero con el que ya tienes es la inversión; es decir, hacer crecer tu dinero. Según sea el monto que ganes, puedes hacer inversiones desde 100 pesos, por ejemplo, en CETES, que es una de las formas más seguras de hacerlo y que es el que comúnmente ofrecen en las instituciones bancarias.

Otra opción es invertir en un producto o negocio. En este sentido, busca gente que tenga las mismas intenciones, busca socios para tus ideas, prueba salir de la rutina de una oficina.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here