Redactar un trabajo académico y además hacerlo bien tiene sus trucos. Te contamos cómo cogerle el punto a este estilo narrativo.

Hay que dejar a un lado el argot y apostar por un lenguaje más técnico, pero siendo claros y sin alargar las frases demasiado o usar términos que desconocemos. Debe tener un estilo divulgativo y claridad.

X

Las emociones se dejan a un lado y las opiniones personales (si es que las piden) deben estar bien fundamentadas y argumentadas.

Corrección

Si dudamos con la ortografía o con el significado de una palabra, debemos consultarlo en la RAE, y si la duda es sobre el uso de una expresión, mejor consultar en la web de la Fundéu.

Es importante que nos aseguremos bien y que pasemos el corrector del Word para que no se nos escape nada.

Esquema – guía

Lo primero que debemos hacer para redactar un trabajo académico es crear un esquema previo que contenga todo aquello que queremos decir. Incluirá cada uno de los apartados que vayamos a tratar, las referencias bibliográficas que van en cada apartado, el cierre o conclusión si lo tenemos y las anotaciones que se nos ocurran sobre la marcha.

Muchas veces, mientras escribimos algo, nos vienen a la cabeza ideas que pueden ser útiles para más adelante, llegamos a alguna conclusión interesante o nos acordamos de que tenemos que consultar algo.

Esas cosas son las que debemos ir anotando en nuestro esquema para que no se nos olviden (es mejor que esté escrito a mano para que podamos tenerlo al lado del ordenador y así poder consultarlo cuando lo necesitemos).

Terminología

Si al redactar un trabajo académico queremos parecer más cultos de lo que somos, se notará. Por eso es importante que nos familiaricemos con estas palabras poco a poco y que busquemos bien su significado antes de empezar a poner cosas que no entendemos del todo.

Citas

En la redacción de un trabajo académico es importante cuidar mucho las citas que vamos a emplear. Citar correctamente es vital si no queremos que los profesores detecten plagios en el texto.

Además, a la hora de enumerar nuestras conclusiones, ya hemos dicho que es necesario que estén bien argumentadas, así que las citas tendrán en esto un papel importante. No es lo mismo decir «creo que aprendemos mejor con el ejemplo que nos dan que con las palabras que nos dicen» que decir «como aseguraba Albert Bandura en su teoría sobre el aprendizaje social (Bandura, 1977), adquirimos conductas a través de la observación».

Errores comunes

Además de los errores ortográficos y de puntuación, también es común que tengamos errores en la forma de redactar. Es importante que usemos frases cortas y que el texto no quede enrevesado. Debemos escribir de forma sencilla y pensando en el lector.

La escritura es una forma de comunicación y debe trasmitir su mensaje lo más directamente posible.

Hay que poner puntos y aparte para que el texto respire, evitar los gerundios lo máximo posible (sobre todo, el gerundio de posterioridad) y no dar vueltas sobre la misma idea una y otra vez.

Redactar un trabajo académico será más fácil cuando hayamos practicado.

Fuente: eTítulo


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here