Quizá en algún momento has escuchado la eterna discusión entre si es mejor el hombre o la mujer, pero esto no tiene relevancia cuando se trata del funcionamiento general de nuestro cerebro, pues los expertos aseguran que no parece haber ninguna diferencia al respecto.

Ahora bien, cuando hablamos de la edad metabólica del cerebro, las cosas cambian, ya que al parecer esto representa una diferencia importante, según reveló un estudio del Instituto de Mallinckrodt de Radiología en St. Louis, Missouri en el que se concluyó que el cerebro femenino es 3.8 años más joven que el masculino, a pesar de tener la misma edad cronológica.

X

Pero, ¿qué es eso de la edad metabólica? En pocas palabras se refiere a la edad que el cuerpo tiene realmente, es decir, la que se basa en sus funciones puramente fisiológicas y que determina la situación del organismo.

¿Por qué es importante esta conclusión?

Si bien con esto se demuestra que existen diferencias fisiológicas determinadas por el sexo, hay que recordar que el cerebro sufre deterioro cognitivo con el paso del tiempo, y en ciertos casos puede llegar a ser severo, pero saber las causas o los factores que influyen representa un avance en los tratamientos que se desarrollan.

“Mediciones como la edad metabólica del cerebro pueden ser útiles para predecir el riesgo de declive cognitivo e identificar otros factores que podrían potencialmente mejorar o empeorar el curso del envejecimiento del cerebro humano”, señala el estudio liderado por el investigador Manu S. Goyal.

El algoritmo para el cálculo de la edad metabólica del cerebro

El estudio consistió en obtener tomografías por emisión de positrones (PET, por sus siglas en inglés) de los participantes que en total fueron 121 mujeres y 84 hombres (de entre 20 y 82 años).

Dicha prueba es capaz de medir la actividad metabólica de acuerdo con el flujo de oxígeno y glucosa en el cerebro, así como el ritmo al que consume energía.

Debido a que justamente es la glucosa la que provee de energía al cerebro, los investigadores buscaron observar cómo ocurría el proceso en los cerebros femeninos y masculinos. Con ello, se dieron cuenta de que el cerebro masculino consume más energía que el femenino.

El algoritmo utilizado se entrenó para determinar la edad cerebral de los voluntarios masculinos, una vez ajustado, se aplicó a los cerebros femeninos, revelando que estos últimos eran 3.8 años más jóvenes. De manera contraria, el algoritmo entrenado con cerebros femeninos concluyó que los masculinos eran 2.4 años más viejos.

Esto “podría significar que la razón por la cual las mujeres no experimentan tanto deterioro cognitivo en años posteriores es porque sus cerebros son efectivamente más jóvenes”, comenta Goyal.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here