La personalidad es decisiva a la hora de elegir la carrera universitaria que nos convertirá en profesionales de una cierta área.

Los rasgos del carácter pueden recorrer un largo camino para determinar qué tan exitoso y satisfecho serás en tu carrera.

Los expertos dicen que nuestro tipo de personalidad afecta nuestra satisfacción con el trabajo que realizamos, nuestra productividad, así como la probabilidad de que podamos persistir en ese tipo de trabajo.

Esta conexión entre la personalidad y la carrera se convirtió en el foco de los estudios del investigador John L. Holland en la década de 1950, cuando desarrolló seis tipos de personalidad en relación con las ocupaciones:

  • Realista
  • Investigador
  • Artístico
  • Social
  • Emprendedor
  • Convencional

Realista

Si te gusta el trabajo práctico, entonces es probable que encajes en el tipo de personalidad realista. “Hacedores”, como también se les conoce, por lo general disfrutan de proyectos que requieran herramientas o máquinas.

Las mejores opciones de carrera incluyen chefs y jefes de cocina y los ingenieros electrónicos.

También se pueden encontrar en la industria del cuidado de la salud, incluidos los técnicos de farmacia y auxiliares de terapeuta físico entre otros sectores.

Investigación

¿Amas a analizar y resolver problemas complejos? ¿Te consideras una persona con curiosidad natural?

Si tú contestaste sí a alguna de estas preguntas, es muy probable que te encuentres en la categoría de personalidad de investigación.

Para esta personalidad, lo ideal son carreras que requieren que los trabajadores ejerzan su mente, tales como actuarios y asesores financieros personales. Obtener una licenciatura en contabilidad o finanzas es lo ideal.

Ocupaciones que requieren de más investigaciones en busca de pistas y hechos con el fin de hacer su trabajo, son los asistentes legales, que ayudan a los abogados.

Otra opción sería ser investigador de alguna universidad o institución, para ello, es recomendable tener una carrera en el ámbito deseado y después realizar un master y, aún mejor, un doctorado.

Artística

Eres grande en la autoexpresión y lo más seguro es que te guste trabajar de forma independiente o en situaciones en que otros encuentran demasiado desorganizadas.

Las ocupaciones de los tipos artísticos implican trabajar con formas, diseños y patrones y las salidas profesionales de personalidades artísticas incluyen diseñadores gráficos y diseñadores web, así como animadores.

Las opciones son diseño gráfico, diseño web, animación u otros de esta índole, te pueden llevar por la dirección correcta.

Social

Las personalidades sociales prefieren situaciones de trabajo en las que pueden ayudar a otros a aprender y desarrollarse.

Las mejores carreras para los que poseen la personalidad social generalmente giran en torno a la prestación de cuidados y ayudar a otros.

Las enfermeras y consejeros de salud mental son solo algunos de los ejemplos. Otra opción es ser profesor de secundaria o bachillerato.

Emprendedor

¿Eres una persona emprendedora con una gran facilidad para ver a través de los proyectos de principio a fin?

Las profesiones emprendedoras se encuentran en entornos de trabajo competitivos donde se necesita un liderazgo fuerte. Si ese tipo de ambiente te suena bien, considera la búsqueda de una posición de gerente financiero.

Podría ser una licenciatura en Marketing o Comunicación.

Convencional

Un tipo de personalidad convencional prefiere seguir las directrices y normas en todas las tareas.

Las personas que poseen esta personalidad, son la mejor opción cuando un trabajo requiera el cumplimiento de los estándares más exigentes, ya que son fiables y tienen la capacidad para organizar y mantener los asuntos de una manera ordenada.

Para una persona con personalidad convencional, el caos sea, probablemente, su mayor pesadilla.

Hay varias carreras que son indicadas, tales como la de contabilidad, técnicos de farmacia, asistentes dentales y otras muchas más.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here