Los ataques sexuales a mujeres previamente drogadas es considerado un grave problema.

Una empresa alemana lanzó un brazalete que le permite a su usuario saber en un par de minutos si su bebida contiene alguna de las conocidas como ‘drogas de violación’, químicos usados para facilitar un ataque sexual.

X

El accesorio, —que nació tras la mala experiencia que la creadora de la pulsera vivió con una amiga que fue drogada en un festival— tiene un uso muy simple:

  1. Te colocas la pulsera
  2. Agitas la bebida
  3. Tomas un poco del líquido y lo frotas en el área de prueba de la pulsera

Esperas un par de minutos, y si la zona se vuelve azul la bebida contiene ácido gamma-hidroxibutírico (GHB), una sustancia química que provoca somnolencia y pérdida de la memoria cuando se administra con alcohol.

Las gotas de GHB son inodoras, incoloras y casi insípidas en la bebida y ocasionan síntomas muy parecidos a los de la borrachera, pero significativamente más fuertes, así que la víctima queda indefensa. El GHB es una de las drogas más usadas para este propósito.

El GHB es ideal para ‘noquear’ a quien sea, así que el resto de la gente solo piensa que la persona está muy borracha, así que las víctimas están en la indefensión” explican los creadores de Xantus Drink Check Band.

La empresa creadora de esta pulsera cita un estudio europeo que asegura que existe un ‘aumento significativo’ en el uso de GHB aunque la sustancia —fácil y muy barata de producir en laboratorios— está prohibida desde 2002.

El Informe Mundial sobre Drogas 2010 elaborado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, los ataques ocasionados bajo los efectos del GHB son uno de los mayores problemas que existen con las drogas.

Según la Oficina para la Salud de la Mujer de Estados Unidos, aproximadamente 11 millones de mujeres han sido violadas en ese país mientras estaban ebrias o drogadas.

¿Con qué frecuencia se usa la pulsera?

Para que la confiabilidad sea total, cada banda solo puede ser utilizada dos veces, dado que una reacción química tiene lugar una sola vez y luego se ‘consume’. La pulsera tiene dos áreas de uso.

Los creadores puntualizan que no se trata de usar la pulsera cada que se pide una bebida, sino cuando se pierde de vista el vaso.

“La pulsera de control no reemplaza el sentido común y las precauciones necesarias, es una ayuda cuando se tiene un mal presentimiento”.

Xantus puede almacenarse durante al menos 12 meses en condiciones adecuadas (un lugar seco, oscuro y protegido).

¿Por qué una pulsera?

Porque este accesorio tiene una acción preventiva: Al usarla los delincuentes están advertidos de que estás alerta y de que su ‘truco’ contigo no funcionará.

La aceptación ha sido tal que los pedidos rebasaron las existencias, pero se espera que en unos días haya suficientes pulseras para satisfacer la demanda.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here