Los meses entorno a la época decembrina son fechas en que diferentes sentimientos salen a flor de piel, de modo que la alegría se acompaña de regalos y decoraciones coloridas que anuncian la época festiva.

Pero, por otro lado, al tratarse de una época de cierre y balances donde todo el mundo piensa en lo que vendrá, algunos siguen estancados en lo que pasó durante el año y resulta complicado dar vuelta a la página para continuar.

X

¿A qué se debe esto? A la depresión y el estrés. Y es que son más comunes de lo que puede parecer, debido a múltiples causas, tales como la pérdida de seres queridos, un mal año laboral o un bajo rendimiento en los estudios pueden ser motivos de depresión, unos síntomas que se enfatizan al llegar a la época navideña.

Al mismo tiempo, el estrés por preparar las reuniones familiares, la presión de volver a casa para reunirse con los parientes y la compra de todos los regalos pueden generar situaciones de estrés severo, que en ocasiones requieren ayuda de profesionales.

De acuerdo con el neuropsiquiatra Edilberto Peña, las personas con trastorno bipolar o quienes previamente han padecido depresión son las personas con mayor probabilidad de sufrir la llamada depresión estacional o decembrina.

Ahora bien, en cuanto al tratamiento, esto depende de la severidad de la depresión:

“Cuando es leve o moderada se pueden utilizar solo psicoterapias y cambios en las conductas como mantener horarios de sueño bien cuidados, una dieta balanceada, activación física y una rutina de actividades”, señala el experto.

¿Qué hacer para evitar el estrés y la depresión decembrina?

Si en tu caso detectas situaciones que son las que te provocan estrés, frustración, para evitar algunos de los males navideños, puedes tomar en cuenta en cuenta los siguientes tips:

  • Celebra las fiestas con personas que te hagan sentir bien:
    En la reuniones que tienes contempladas, si no disfrutas de la compañía, será mejor que no vayas. Olvidar las disputas familiares por unos días y convivir en paz siempre será una buena idea, por ello, no es malo buscar amigos o compañeros para celebrar.
  • Olvídate de la dieta y el dinero por unos días: 
    La dieta puede seguir después de las fiestas, y si te preocupa el dinero que gastarás en regalos, intenta ver el lado bueno de las cosas en lugar de lamentarte, y si por un momento lo dudas, recuerda: tienes a quién entregar presentes y alimentos que compartir. Eso es a fin de cuentas lo que vale.
  • Piensa nuevas metas para el próximo año:
    El año nuevo es siempre una nueva oportunidad de corregir todo aquello que quizá no salió bien en el anterior. Sin embargo, dependerá de ti y de cómo planees encararlo y, por supuesto trabajarlo.
  • Acude con un profesional:
    Recuerda que es importante acercarse a un profesional para poder obtener un diagnóstico correcto con el fin de que el tratamiento también lo sea y tu calidad de vida mejore.  La depresión es una enfermedad; no es solo un estado de ánimo normal o esperado por la época, y definitivamente no debe ser un motivo de debilidad o culpa.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here