Debido a estos días de aislamiento, los niveles de ansiedad se han disparado porque de alguna manera nuestra rutina diaria ha cambiado, por lo que debemos encontrar formas de controlar y liberar dichos niveles. Una de ellas es haciendo manualidades.

No se necesita tener gran talento ni haber estudiado arte; cualquiera puede obtener los beneficios a la salud que genera el trabajo creativo y para ello, te proponemos algunas manualidades fáciles que pueden serte de utilidad o referencia si tienes ganas de liberar el estrés por esta vía artística.

X

1. Dibujar a ciegas

Somos muchos los que evitamos las tareas creativas, como escribir o dibujar, por miedo a llevarnos una gran decepción del resultado; nosotros mismos podemos ser nuestro crítico más severo. Dibujar ya es relajante, pero si dibujas en la oscuridad te librarás de juicios y descalificaciones que te censuran, y verás que esto también puede ayudarte a desbloquear tu creatividad.

Otra variante de este ejercicio es copiar algo o a alguien sin ver la hoja de papel. Mira detenidamente el objeto o a la persona y calcula sus proporciones sin ver lo que dibujas, ¡te sorprenderán los resultados!

2. Hacer origami

Entre las manualidades con papel, el origami es una de las más efectivas para calmar el estrés. Se trata de un arte muy antiguo originado en Japón que tiene como desafío hacer figuras de papel sin utilizar ningún otro objeto como tijeras o pegamento, únicamente necesitas el papel y tus manos.

Recientemente se ha comprobado que el origami no sólo es una actividad relajante que desarrolla la paciencia; además de que contribuye a activar la memoria y a estimular la imaginación.

3. Colorear mandalas

Otra de las manualidades fáciles que te queremos presentar es el arte de colorear mandalas. Mandala significa “círculo sagrado” en sánscrito. Recientemente se han popularizado por sus efectos relajantes, que han sido probados en pacientes con depresión y Alzheimer.

El movimiento repetitivo que hacemos al pintar un mandala y la concentración que necesitamos puede ayudarnos a estimular el lado izquierdo del cerebro y a deshacernos del estrés, la ansiedad y las fobias.

4. Tejer

Tejer es una actividad que puede producir efectos similares a los de la meditación, pues el combinar un movimiento mecánico, repetido un sinnúmero de veces, con precisión y sin perder la concentración, resulta en un estado de relajación atenta que te permite enfocarte únicamente en el presente.

5. Hacer esculturas de plastilina

Amasar plastilina es realmente relajante y no todos saben lo fácil que es hacerla. Para ello sólo necesitas mezclar bien 1 taza de harina blanca con ⅓ de taza de sal fina y ⅓ de taza de agua fría e irle agregando aceite en pocas cantidades hasta alcanzar la consistencia deseada. Cuando está lista la masa, puedes dividirla en tantas partes como colores quieras tener, agregarle a cada una gotas de colorante alimentario líquido, sigue amasando, ¡y listo!

Cuando intentes cualquiera de estas actividades recuerda que lo más importante no es el resultado final, sino el proceso. Enfoca toda tu atención en lo que estás haciendo y verás que las manualidades pueden funcionar como un antidepresivo natural.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here