La comunidad científica está debatiendo sobre los efectos nocivos que pueden tener los nuevos auriculares inalámbricos para el cerebro de los usuarios.

Según explicó Jerry Phillips, profesor de bioquímica en la Universidad de Colorado (EEUU), la colocación de los auriculares en los canales auditivos expone a los tejidos en la cabeza a niveles de radiación relativamente altos.

Entre los riesgos potenciales está la formación de tumores y otras condiciones relacionadas con un funcionamiento celular anormal.

De hecho, 250 investigadores de más de 40 países firmaron una petición colectiva dirigida a la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la cual expresaron su preocupación por los efectos de los campos electromagnéticos no ionizantes que se emiten por dispositivos inalámbricos, incluida la tecnología Bluetooth.

La petición enviada a la ONU indica que numerosos estudios científicos muestran que, incluso a niveles inferiores a los permitidos, estos campos electromagnéticos pueden afectar a los organismos vivos.

Entre las consecuencias asociadas a los campos electromagnéticos no ionizantes está el cáncer, desórdenes neurológicos y daño en el ADN.

Además, en la petición se dice que el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer de la ONU determinó que estos campos podrían ser cancerígenos para los humanos.

Otros investigadores afirman que en realidad no existen riesgos para los usuarios de los auriculares inalámbricos.

Así, Kenneth Foster, profesor de bioingeniería en la Universidad de Pensilvania, dice que hay miles de estudios sobre el tema que indican en todas las direcciones.

Foster opina que uno puede seleccionar los estudios que confirmen su punto de vista para presentar la tecnología Bluetooth y otros medios inalámbricos desde una perspectiva negativa, pero estos argumentos no tendrían credibilidad.

Fuente: Sputnik

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here