Desde hace ya algunos años, el concepto de “viral” ha ido cobrando mayor fuerza y terreno. Desde luego, nos referimos al campo de las redes sociales, donde es más frecuente oír hablar de los famosos “videos virales”. Por eso, preguntamos por qué nos gustan tanto los videos virales, o qué es lo que hace que un video se vuelva viral. La explicación a esta pregunta te sorprenderá.

¿Consejos o ciencia detrás de los videos virales?

La web está repleta de tutoriales y consejos que aseguran conseguir que un video ordinario se vuelva viral en cuestión de segundos. Siguiendo unos simples pasos, prácticamente cualquier contenido puede hacerse famoso. Solo hay que saber dónde publicarlocómo “moverlo” por la web y etc., para que llegue cada vez a más seguidores.

X

Estos aparentes trucos han conquistado a youtubers de todo el mundo, que los utilizan como manuales imprescindibles para crear esos contenidos que invaden nuestras redes sociales a diario. Lo cierto es que, además de señalar cómo se puede convertir un contenido simple en viral, los gurús de YouTube tienen cientos de consejos para crear un vídeo que sea viral desde su misma concepción.

¿Por qué nos interesan tanto estos contenidos? ¿Qué es lo que hace que un vídeo sencillo se vuelva viral?

La ciencia, una vez más, se ocupa de desterrar estos mitos. Un nuevo estudio de un grupo de investigadores de la Universidad de la Sorbona promete arrojar luz sobre el fenómeno de los videos virales.

Estos investigadores descubrieron que, las elevadas tasas de difusión están estrechamente vinculadas a la generación de las emociones conocidas como “positivas”. Es decir, cuando un contenido nos produce alegría, empatía, admiración o cierto cariño, lo compartimos.

Esta sensación común en cientos de miles de personas hace que las cifras se eleven hasta alcanzar la “calificación” de contenido viral.

Si bien estos generan habitualmente emociones positivas como la alegría o el miedo, la emoción negativa dominante que puede influir en la alta difusión de estos materiales, es justamente la sensación de sentirse diferente. Aparentemente, la comparación entre lo que hacen quienes protagonizan esos vídeos y lo que el usuario que los difunde haría, motiva a muchos usuarios a compartir este tipo de contenidos.

Dicha investigación se apoya en conceptos de Psicología, que estudian el efecto de las emociones en el comportamiento de los individuos.

De acuerdo a estos investigadores, es esta compleja red de emociones provocadas lo que hace que situaciones de lo más ordinarias se vuelvan tan trascendentes.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here