Según un estudio de la Universidad Northwestern, de Estados Unidos, existen varias razones científicas para justificar tu amor por las bebidas amargas como el café y la cerveza.

¿Por qué a algunas personas les gusta tanto el refresco mientras que a ti te encanta el sabor amargo del café o el de la cerveza?

Los científicos creían que estas diferencias se debían a variaciones en los genes reguladores del gusto. Sin embargo, un estudio reciente demostró que, en realidad, se debe a un gen vinculado a las propiedades activas de estas sustancias.

X

La científica Marilyn Cornelis, profesora de medicina preventiva, investigó los genes del gusto. Quería explicar por qué las personas preferimos bebidas distintas. Aventuraba que esto le permitiría buscar otras formas de cambiar los malos hábitos alimenticios.

“Las razones genéticas detrás de nuestras preferencias están vinculadas a los componentes psicoactivos de estas bebidas”. A las personas les gusta cómo les hacen sentirse, no las toman precisamente por su sabor”, dijo Cornelis.

El estudio resalta los sistemas de recompensa ligados a la elección de estas y enriquece nuestro entendimiento sobre el vínculo entre la genética y el consumo de ciertas sustancias.

Las bebidas azucaradas, por ejemplo, están ligadas a muchas enfermedades, y el consumo de alcohol está relacionado a más del 6% de las muertes anuales.

Cornelis descubrió que uno de los genes ligados al gusto por las bebidas azucaradas presentaba un alelo (una variación de un gen): las personas con este (relacionado también a un bajo riesgo de obesidad) prefieren las bebidas azucaradas. “Este gen, llamado FTO, ha sido un misterio, pues no sabemos exactamente cuál sea su función en la obesidad. Quizá esté vinculado al comportamiento humano que, sabemos, sí tiene mucho que ver con lo que comemos”.

Para este estudio, las bebidas se categorizaron en dos grupos:

Bebidas dulces: bebidas con edulcorantes, naturales o artificiales, y jugos de fruta (sin contar el de toronja).

Bebidas amargas: café, té, jugo de toronja, cerveza, vino tinto y licores.

Para conocer el consumo de cada tipo de bebida se realizaron varios cuestionarios sobre lo que las personas bebían en 24 horas. En él participaron alrededor de 336,000 voluntarios inscritos al UK Biobank. El estudio se publicó en Human Molecular Genetics.

 

Fuentes: Northwestern University. “Why you love coffee and beer.”


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here