El equipo formado por Armando Arriaga Gamiño, Edgar Ramos Perez, Emiliano Franco Hurtado, Paulina Aguilar Soriano y Eric Yael Zamarron Ramírez. Todos alumnos de la Escuela de Ingeniería y Ciencias del Tec de Monterrey, quienes desarrollaron un bioplástico a partir de tapioca, alimento extraído del almidón de la yuca, que puede ser una alternativa para el uso de desechables que tardaría de 3 a 6 meses en biodegradarse.

“La tapioca está compuesta por fibras orgánicas, además de ser transparente y contar con una apariencia casi idéntica al plástico común, lo cual es una ventaja para que los consumidores se atrevan a utilizar los productos desarrollados con este bioplástico con mayor facilidad”, comentó Edgar Ramos.

X

“Queremos concientizar a las personas y brindarles más de una opción para frenar el uso innecesario de plásticos y cuando nos enteramos que podía fabricarse bioplástico a base de semillas de aguacate, naranja y cascaras de mango, nos pusimos a investigar”, dijo Emiliano Franco.

Las mezclas que se están realizando son muy versátiles y dependiendo de las cantidades de cada material se puede ajustar su dureza y resistencia.

En una primera etapa los futuros ingenieros, se enfocarán en la producción de materiales rígidos y desechables como: vasos, platos, charolas, agitadores, entre otros.

 

Fuente: UNAM Global


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here