Unos guantes de alta tecnología están cambiando la escena de la música electrónica en el Reino Unido. Es una revolución en el negocio de la música por parte de la empresa británica de tecnología musical Mi.Mu.

Los sensores en los guantes miden el movimiento en la mano, desde la curva más pequeña de un dedo hasta la orientación de la muñeca.

X

“Fundamentalmente, lo que estamos tratando de hacer es cambiar la forma en que las personas hacen música. Así que todo se trata de darles a los músicos una manera diferente de expresarse para que puedan crear nuevos tipos de música y escapar a los confines que la tecnología les ha puesto, así que realmente se trata de darles a los músicos una manera de salir y hacer cosas nuevas”, dijo el director general de Mi.Mu, Adam Stark.

El cerebro de los guantes, Imogen Heap, artista ganador del Premio Grammy, dijo que la última versión de los guantes fue diseñada para ser más fácil de usar.

“Los guantes contienen sensores que miden la curvatura de los dedos y la orientación de la muñeca y luego tienen componentes electrónicos que envían toda esa información a una computadora a través de Wifi. Dentro de la computadora tenemos algoritmos que pueden reconocer diferentes posturas a través del aprendizaje automático, como un puño o una mano abierta o un punto con un dedo, en realidad, cualquier postura que quieras enseñarle. Y finalmente, la siguiente fase es que tenemos nuestro software que le permite al músico componer su propia relación entre el gesto, por un lado, y el sonido, por el otro, para que puedan conectar su cuerpo a la música de la forma que quieran”, agregó Stark.

“Algo que era nuevo e interesante para mí es la relación física que ahora tengo con la música. E inmediatamente cuando hice mi primera canción con los guantes, supe de inmediato que tenía que pensar en mi presencia física en el escenario, y ahora la coreografía y también la visualización de mi música se ha vuelto mucho más importante de lo que jamás hubiera imaginado en mi trabajo”, señaló el músico Chagall van den Berg.

Fuente: UNAM Global


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here