Iniciar la etapa universitaria trae consigo un sin fin de comentarios. Seguramente ya medio mundo te dijo que esta es la mejor etapa de tu vida pero, ¿cómo no “regarla” en el primer semestre?

En realidad, no existen manuales ni reglas para ello; sin embargo, los siguientes consejos te ayudarán a sobrevivir exitosamente al primer semestre, el cual te dará la pauta para saber lo que te espera a lo largo de la carrera:

X

1. Alcoholizarte y perder el control en la primera fiesta

Es sabido que los universitarios se enfrentan a diversos cambios en los que principalmente interviene la libertad e independencia. El consumir bebidas alcohólicas es una actividad frecuentes, sin embargo, lo mejor es irse con calma, date el tiempo para pensar si vale la pena: por la imagen que crearás, por lo que puedes hacer al no estar en tus 5 sentidos, o porque quizá solo es por impresionar y no por gusto.

2. Iniciar una relación en la primera semana

La Universidad es la etapa para aprender, explorar, probar cosas nuevas y retarte. Es una etapa de maduración y crecimiento personal, por lo que empezar el semestre con una nueva relación amorosa podría quitarte un poco de la flexibilidad que necesitarás. No obstante, decidir tener una relación no es malo, solo ten presente que también requiere de tiempo y compromiso.

3. No asistir a clase durante las primeras semanas

¿Crees que no vale la pena asistir en los primeros días?, ¿tienes muchos compromisos? ¡Imagínate cómo vas a estar después! Piénsalo dos veces antes de no ir a estas clases. Muchas veces es la oportunidad ideal para conocer a tus compañeros, hacer que tu profesor te ubique y saber cuáles serán “las reglas del juego”.

4. Dejar todo para mañana

Es posible que creas que tendrás más tiempo para hacer tus tareas, proyectos, o incluso alguna cuestión administrativa, pero es mejor que desde un principio te deshagas de esos pendientes y no arrastrarlos durante toda la semana. Desde sacar tu credencial hasta comprar (o conseguir) los libros y apuntes que te han pedido.

5. Gastar todo el dinero del que dispones

Sin importar si has llegado a un arreglo con tus papás para que te apoyen financieramente, o que hayas sacado una beca, o un préstamo, o chance ya estés trabajando para pagarte tus gastos de Universidad: gastarse todo el presupuesto durante la primera semana del semestre hará que vivas el resto de los días súper limitado.

Calcula bien tus gastos y la manera de la que vas a disponer de tu dinero, pues no querrás lamentar que cuando realmente lo necesites no tengas absolutamente nada.

6. Pensar que vas a tener el trabajo ideal para cuando acabes la carrera

Seamos honestos, el número de alumnos recién egresados excede por mucho el número de vacantes existentes. Por ello, es mejor que en la medida de lo posible busques un empleo “pequeño”, que te permita aumentar tus posibilidades de ser un buen candidato para cuando acabes la escuela.

7. Descuidar tu salud y estado físico

Estarás tan metido en estudiar que es necesario no olvidarte de alimentarte sanamente, hacer ejercicio y ojo con la cantidad de alcohol que consumas. Recuerda que una alimentación sana te dará la energía que necesitarás y evitará que te enfermes en el primer periodo de exámenes.

8. Creer que puedes con todo y no pedir ayuda

Esperarte al último día para dar de baja una materia, para cambiar de carrera o para hablar con tu tutor puede no ser la mejor idea. Si necesitas platicar con alguien o no te sientes seguro en alguna clase, ¡pide ayuda antes de que sea tarde!. No se trata de sufrir en esta etapa, ni de sentir que vives en una pesadilla constante. Pedir ayuda no te hace ni más ni menos fuerte.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here