En una expedición submarina, encabezada por Victor Vescovo, con la inmersión más profunda de la historia, se encontró un bolsa de plástico y envolturas de dulces.

Esto ocurrió en el fondo de la sima Challenger, en la Fosa de las Marianas, a una profundidad de 10,935 metros, el lugar más profundo hasta ahora conocido. Con este descenso estableció un nuevo récord mundial.

Vescovo, de 53 años y originario de Texas, lleva un año en su travesía para bucear los puntos más hondos de los cinco océanos. Permaneció en el interior de su sumergible durante más de cuatro horas en la cuenca, ubicada en los riscos de las Marianas, el punto más hondo conocido del Pacífico.

Vescovo describió el fondo del océano como una cuenca beige con una gruesa capa de cieno, donde pueden verse “algunos animales pequeños, transparentes que ondulan gentilmente”.

“Fue muy decepcionante ver toda la contaminación humana obvia en el punto más profundo del océano, océano que no es un grupo de recolección de basura grande, a pesar de que se trata como tal”, afirmó.

Con su descenso, el pasado 28 de abril, superó el anterior récord de sumersión, establecido en 2012 por el director cinematográfico James Cameron, que alcanzó una profundidad de 10,915 metros en esa misma sima de las Marianas.

“Definitivamente, hay vida en el fondo mismo del océano. Fue extraordinario estar en una creación técnica de los humanos, con una enorme presión sobre el casco y, aun así, sentirse como sentado en la cabina de un avión”.

El explorador aportó material a los científicos que buscan en los océanos especies de vida con bioquímicas únicas, para fabricar medicamentos y nuevos materiales.

La Administración Nacional de Océanos y Atmósfera (NOAA) de Estados Unidos, calcula que el 80 por ciento de los océanos permanece sin explorar y cartografiar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here