Tener una pareja debe representar un crecimiento mutuo rodeado de amor y respeto; sin embargo, cuando la relación se torna de violencia es vital reconocer las señales para evitar graves consecuencias.

¿Cómo saber si estás en una relación violenta?

Para saber si tu relación es violenta simplemente debes analizar cómo te sientes cuando estás a su lado; es decir te sientes libre de comentar o hacer cualquier cosa, o tienes que cuidarte de tus comentarios y comportamientos porque temes que en cualquier momento se enoje y se ponga agresivo(a).

X

Otra forma es analizar si en tu relación se encuentran ciertos comportamientos que normalmente se repiten, por ejemplo:

1ª etapa: Tu pareja se tensa constantemente, su tensión se acumula y crece tanto que insulta y reprocha.

2ª etapa: Te agrede física y/o emocionalmente sin poder controlarse.

3ª etapa: Busca la reconciliación, dice arrepentirse, promete que va a cambiar y te llena de obsequios y se muestra muy complaciente. Cuando este ciclo sucede más de una vez en la relación o la pareja tiene episodios de agresión que aparecen de la nada, se está ante un caso de violencia que debe ser detenido y atendido.

El violentómetro

Aquí te dejamos 10 señales con las que podrás reconocer si tu pareja tiene tendencia a la agresión o si te encuentras dentro de una relación peligrosa:

1. Te pone apodos o te llama de maneras que te desagradan, sobre todo en público.

2. Ha intentado chantajearte sentimentalmente, o lo has descubierto mintiendo y engañándote.

3. Trata de controlar tus actividades, con quién sales, revisa tu celular e incluso te hace prohibiciones.

4. Te cela, insinúa que andas con alguien más, o te compara con sus ex novias.

5. Ha destruido alguna posesión tuya (cartas, regalos, celulares).

6. Identificas que te “manosea” o hace caricias agresivas.

7. Te habla de cerca ,levantando la voz acorralándote contra la pared.

8. Te ha golpeado argumentando que es “de juego”.

9. Ha ocurrido violencia física: cachetadas, empujones, patadas hasta puñetazos.

10. Amenaza con golpearte, encerrarte, dejarte o incluso con matarte.

11. Te obliga a tener relaciones sexuales o incurre en violaciones.

Imagen de Pinterest

La terapeuta estadounidense Virginia Satir señala que “un factor determinante en la forma de calificar una experiencia amorosa o tener expectativas ante ella es la autoestima pues ‘entre más elevada sea, menos dependeremos de la demostración concreta y continua de valor que tenemos del cónyuge, para sabernos valiosos.

Por el contrario, si nuestra concepción del yo es baja, habrá tendencia a depender de las autoafirmaciones constantes originando ideas equivocadas de lo que puede ser el amor. Ante las primeras señales, indica que es muy probable que la violencia aumente o que pase del abuso psicológico al físico, por lo que se recomienda estar consciente de las consecuencias y buscar ayuda profesional.

En cuanto a los casos más graves se debe acudir a interponer una denuncia a la delegación correspondiente, o al Centro de Atención a la Violencia Intrafamiliar (CAVI).

Por último, Esperanza Carlos nos dice que “el amor no puede cumplir con todas las exigencias que la vida de pareja presupone, también son fundamentales la inteligencia, la información, la conciencia y la competencia, complementando la satisfacción del individuo. No debes tener una relación violenta, debes tener una pareja complementaria y compartir la vida”.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here