Descubre cómo el Internet de las Cosas limita el impacto medioambiental de las actividades humanas.

En octubre de 2018, algunos científicos publicaron un informe que decía que tenemos 12 años para detener el calentamiento global por encima de 1.5C.

X

Según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas, para lograrlo las emisiones de gases de efecto invernadero deben reducirse para el 2050 entre un 40 y un 70 por ciento de los niveles en que se encontraban en el 2010.

Para intentar limitar el calentamiento de la atmósfera de la Tierra, diferentes gobiernos de todo el mundo firmaron el Acuerdo de París en 2016. A partir de mayo de 2019, 184 países y la Unión Europea han ratificado el tratado, y cada uno de esos países ahora cuenta con, al menos, una ley o una política climática nacional.

Sin embargo, con los nuevos informes de las Naciones Unidas que indican que el mundo no va a poder cumplir con los objetivos climáticos del Acuerdo de París por un amplio margen, se necesita una transformación hacia un futuro bajo en carbono y rápido.

Entonces, ¿qué podemos hacer? Existen acciones individuales para reducir nuestro impacto sobre el cambio climático, pero hay un área que merece mayor atención: el Internet de las Cosas (IoT).

Según un nuevo informe de Ericsson, el IoT podría ayudar a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero hasta en 63.5 gigatones (o un 15 por ciento) en todos los sectores industriales para 2030.

“Proveer a los sectores industriales mayores eficiencias, el mundo conectado emergente puede volverse un lugar más limpio y más sostenible” explicó Héctor Cano, director de ventas en México, CENAM & el Caribe para Soluciones de Conectividad Móvil de Thales.

Con esta idea en mente, conoce tres ejemplos de cómo los productos del IoT benefician al planeta.

Prevención de la deforestación

La deforestación representa el 15 por ciento de todas las emisiones globales de carbono, por lo que reducir su impacto será crucial para prevenir un aumento en las emisiones de gases de efecto invernadero. Para disminuir la tasa de deforestación en el Amazonas, Thales junto con Carga Tracck, un innovador tecnológico en Brasil, desarrolló una solución que monitorea y rastrea los árboles de la selva tropical y alerta cuando están siendo talados de manera ilícita.

Antes de que existiera esta tecnología, las autoridades locales tenían que encontrar la tala ilegal por accidente. Ahora pueden usar un enfoque dirigido mucho más efectivo. Mediante el uso y el intercambio de los datos del IoT de esta manera, también ayudan a negociar con el gobierno para demostrar el alcance de la tala y asegurar una mayor protección de las selvas tropicales en algunas de las áreas más vulnerables.

Agricultura de precisión

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, para abastecer a nuestra creciente población, los agricultores de todo el mundo tendrán que cultivar 70 por ciento más de alimentos en 2050 que lo que cultivaron en 2006. Para evitar la tala de árboles con el fin de hacer espacio para las tierras de cultivos, lo cual contribuye significativamente al cambio climático, los agricultores pueden usar el IoT para hacer que sus campos actuales sean más eficientes.

La empresa de agricultura del IoT ‘DTN’, por ejemplo, ha desarrollado una ‘trampa inteligente’ inalámbrica para que los agricultores protejan sus cultivos. Las trampas inteligentes están equipadas con feromonas para atraer la plaga y monitorear a la población en tiempo real. Luego esos datos se envían a un transmisor, que los envía directamente a una aplicación en el teléfono del agricultor. El agricultor puede tomar medidas inmediatas y una decisión más informada sobre dónde rociar los pesticidas, para así aumentar el rendimiento.

Además, la empresa EFOS d.o.o. ha desarrollado una solución automatizada de control de plagas con energía solar llamada Trapview, que monitorea todo tipo de insectos que puedan ser atraídos a las trampas. La conectividad integrada 2G, 3G y LTE permite una recolección de datos automática y confiable.

Protección de la vida salvaje

Existen ecosistemas delicados que están amenazados por la destrucción del hábitat, la caza, el aumento de las temperaturas y la acidificación del agua, lo que afecta las plantas que alimentan a la fauna. De hecho, de las 87,967 especies en el mundo en 2018, 25,062 estaban en peligro de extinción, y del 30 al 50 por ciento de las especies del planeta podrían estar extintas para 2050.

Sin embargo, la buena noticia es que el IoT puede ayudar a los esfuerzos de conservación tanto en tierra como en mar para restituir las especies al borde de la extinción.

Un ejemplo en el que la tecnología desarrollada por Thales ayudó a salvar a una especie fue el caso de las focas de Orkney en el archipiélago escocés.

Dicho animal presentaban una disminución de población preocupante. En algunas áreas habían desaparecido hasta en un 90 por ciento. Por lo que los investigadores marinos de la Universidad de St. Andrews estaban dispuestos a descubrir la causa, pero necesitaban una forma de analizar el comportamiento de las focas y monitorear los movimientos de los animales. Por suerte la respuesta perfecta fue la tecnología IoT.

Mediante la colocación de dispositivos de telemetría (completamente inofensivos) a algunas de las focas; conectados a la red M2M de la empresa Vodafone, los investigadores han podido acceder a datos sobre los patrones de buceo, movimientos y entornos oceánicos de esta especie, ayudándoles a comprender mejor las razones detrás de la disminución de la población.

Es un orgullo que la tecnología contribuya a un mundo mejor, pero no podemos depender únicamente del IoT para salvar el planeta, se necesitan esfuerzos de todos para proteger nuestro medio ambiente.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here