Los expertos nos responden algunas preguntas sobre los estudios virtuales, a distancia u online.

¿Para quiénes son estos estudios?
“La significativa reducción en la edad promedio de los estudiantes de licenciatura, que en el último decenio ha pasado de 36 a 29 años, revela que, a medida que se consolidan estas modalidades, se abate la idea de que están dirigidas a poblaciones de mayor edad que han dejado pasar mucho tiempo desde la conclusión del nivel medio superior (rezago). Hoy, la educación a distancia se concibe como una opción para todos”.
Doctora Judith Zubieta García, coordinadora de Universidad Abierta y Educación a Distancia de la UNAM.

X

“Actualmente, entre el 60 y 70% son muchachos de la misma edad de nuestros alumnos del sistema escolarizado. ¿Qué quiere decir esto? Que muchos están viendo en este tipo de educación una oportunidad para probar modelos de aprendizaje. Ya no existe la idea de que la educación a distancia es solo para adultos que trabajan; ese grupo es importante, pero, sobre todo, estamos encontrando jóvenes que trabajan, que tienen compromisos familiares y que están estudiando a distancia porque eso les facilita seguir con sus actividades en el medio productivo”.
Miguel Ángel Pérez Álvarez, consultor en Tecnologías de la Educación, coordinador de Tecnologías en Educación en la División del Sistema de Universidad Abierta y a Distancia, y profesor del Colegio de Pedagogía de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.

¿Qué perfil requieren los estudiantes?
“La educación a distancia es recomendable para aquellos que viven ciertas condiciones que les impiden asistir o estudiar dentro de un aula. Entre ellas están la edad, algunas discapacidades, los compromisos laborales y familiares, y una escasa disposición de tiempo. Quien opta por una modalidad de este tipo debe contar con habilidades para el estudio independiente y la organización de sus actividades, de tal suerte que cuente con las condiciones que le garanticen llevar a buen término sus estudios. La idea de que el estudio a distancia es fácil o que no requiere dedicación es falsa. Es necesario contar con disciplina, con ciertas condiciones de disponibilidad de tiempo, de planeación, de autoestudio, además de las habilidades propias para desenvolverse en el terreno digital satisfactoriamente”.
Doctora Judith Zubieta García, UNAM.

“Para estudiar en línea se necesita que la persona sea organizada, constante, autodisciplinada, que tenga muchas capacidades, automotivación, autorregulación”.
María del Socorro Marcos Marcos, directora académica de Programas en Línea del Tecnológico de Monterrey.

“Es importante señalar que el desempeño del estudiante es decir, la realización de las actividades de aprendizaje planeadas en un curso depende en gran medida de su perfil, pues no todos somos capaces de estudiar en estas condiciones. Cabe destacar que circunscribir a los estudiantes a un ambiente de aprendizaje virtual sin verificar antes su habilidad para llevar a cabo las actividades en medios electrónicos, puede llevar al fracaso”.
Fernando Calderón, director de mercadotecnia y relaciones públicas de OCCMundial, al respecto de OCCEducación.

¿Cuál es el término correcto: “a distancia”, “virtual”, “online”?
“Las diferencias conceptuales son un tema en el que, quienes nos dedicamos a estas temáticas, no hemos logrado construir consensos. Ello obedece a que cada institución diseña sus modelos educativos con autonomía, y cada uno de ellos se acerca en mayor o menor medida a la distancia absoluta. En la UNAM hemos desechado términos como online y virtual; hemos preferido el concepto a distancia“.
Doctora Judith Zubieta García, UNAM.

“El tema de la virtualidad tiene que ver con la no presencia, y es peligroso cuando se habla de aprendizaje virtual, pues el aprendizaje no es virtual, lo que es virtual es el ambiente en el cual se desarrolla la actividad académica”.
Miguel Ángel Pérez Álvarez, UNAM.

“La educación a distancia puede ser con textos, no necesariamente en línea. La llamada en línea puede ser semipresencial: vas algunas horas a la escuela, pero no siempre. Y la totalmente en línea (o virtual) también tiene grados. Un ejemplo es la modalidad en la que desde la inscripción hasta la titulación no hay que presentarse jamás en la escuela (como la Universidad Virtual de la Universidad de Guadalajara), y otra en la que gran parte es en línea (pero ocasionalmente se tiene que acudir a la institución a tomar una sesión presencial de orientación, de evaluación o de certificación). En la modalidad virtual, el rango de actividades que se hacen en y desde la plataforma varía entre el 85 y 100%”.
Gerardo Coronado Ramírez, director ejecutivo del Espacio Común de Educación Superior a Distancia, Ecoesad.

“Desde mi punto de vista, el término más global es educación a distancia, ya que esto quiere decir que el alumno no tiene que estar donde está la universidad. Los otros términos, como online, virtual, asincrónico, etc., tienen que ver más con el formato con el que se maneja el tipo de información e interacción entre alumnos y profesores para poder realizar el intercambio de conocimiento”.
María del Socorro Marcos Marcos, Tecnológico de Monterrey.

Por: Eleonora Rodríguez


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here