Levantarse tarde, descansar, ver películas, salir con amigos y dormirse tarde son actividades que se disfrutan durante un periodo vacacional. Pero, ¿qué pasa cuando hay que volver a la realidad con el regreso a clases?

X

¡Que el regreso a clases no te haga una mala jugada después de las vacaciones! Checa estos tips que te ayudarán a sobrellevarlo.

En realidad no importa qué tipo de calendario siga tu escuela (anual, semestral, cuatrimestral o trimestral), regresar a las actividades académicas después de las vacaciones supone un desgaste físico y mental para muchos estudiantes. En algunos casos, las fechas de los exámenes pueden llegar a desalentar el espíritu con el que se reanudan las actividades.

De acuerdo al estudio “360 Wellbeing Survey 2019: Well and Beyond”, el 80% de los jóvenes de entre 25 y 35 años sufren estrés posvacacional, siendo el grupo de población más afectado si lo comparamos con otras edades.

Así que, para evitar este síndrome posvacacional, te dejamos algunas recomendaciones que puedes seguir:

1.    Integra poco a poco los deberes

Si quieres que tu rendimiento sea realmente efectivo, no es bueno iniciar “de golpe” con los deberes, ya que el sobreesfuerzo repercute en un impacto negativo en el bienestar general.

Por tanto, lo más recomendable es volver a tus horarios habituales de manera progresiva, pues .

2.    Comienza a madrugar antes del regreso

Es normal que el cuerpo se acostumbre o se adapte rápidamente a tus hábitos durante vacaciones, como lo es levantarse tarde. Pero para evitar que haya un desgaste innecesario, más vale mentalizarse y programar dos o tres días previos de adaptación a la rutina.

Por ello, es conveniente que, días antes de terminar esos días libres, comiences a adelantar la hora de ir a dormir y a levantarte más temprano.

3.    Organiza tu tiempo libre

Con el fin de incrementar la motivación frente al estudio, es importante que organices las actividades que en el tiempo libre disponible puedas realizar.

Es decir, no te olvides de considerar los momentos para socializar y disfrutar de actividades recreativas o interpersonales que te reconforten y que te “recarguen la pila” una vez que hayas reiniciado los deberes.

4.    No olvides ejercitarte

Una de las formas que más ayudan a desconectar y a eliminar el estrés es la práctica de deporte y ejercicio físico. ¿Por qué? Resulta que el ejercicio genera una liberación de endorfinas lo cual ayuda a mejorar el ánimo y la concentración, claves para el rendimiento en la vuelta de las vacaciones.

Como verás, la clave está en conectar unos días antes de finalizar definitivamente las vacaciones, adaptar paulatinamente los hábitos de nuestra rutina y distribuir convenientemente nuestro tiempo libre.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here