Sea cual sea la carrera que estudies, es importante que aprendas a expresarte lo mejor posible de manera oral y escrita. En este último caso, suele haber muchas confusiones, pues existen muchas reglas que pueden llegar a ser todo un dolor de cabeza. Sin embargo, existen algunos casos de error muy comunes y que vale la pena tenerlos en cuenta para evitar cometerlos. Recuerda que los errores gramaticales y ortográficos, de los más simples a los más complejos, transmiten una pésima imagen nuestra ante cualquiera que sea nuestro público, y más vale erradicarlos poco a poco.

1. Tu-tú, mi-mí, el-él

Este error es común debido a que se trata de formas que suenan de la misma manera, pero se escriben diferente. Solo se diferencian por un acento ortográfico (tilde), que al hablar se reconocen mejor por la entonación. se reconoce cuando están más acentuadas al hablar.

X

Las palabras acentuadas son pronombres personales, o sea, se refieren a personas o entes personalizados. Mientras que, las palabras no acentuadas son posesivos, tales los casos de mi (mi casa es muy hermosa), tu (tu historia me ha conmovido), o un artículo el (el camión está cargado de arena).

2. ¿Con sc o z?

En América Latina utilizamos el seseo, es decir, pronunciamos de la misma manera la c y la z cuando suena igual que una s. La excepción, por supuesto, es cuando la va antes de a, o u. En la mayor parte de las regiones de España, en cambio, la (antes de e, i) y la se pronuncian poniendo la punta de la lengua entre los dientes.

Es muy probable que la misma pronunciación de las 3 letras sea la causa de muchos errores gramaticales.

3. ¡La h es muda, mas no invisible!

Las palabras homófonas son aquellas que se pronuncian igual pero tienen diferente significado y se escriben diferente. Algunas de ellas se diferencian por la letra inicial hache.

Este tipo de palabras genera grandes errores a la hora de expresarnos por escrito. Aquí algunos ejemplos que lo comprueban y basta con conmparar su significado para identificar si lleva o no “h”:

  • ¡hola! (interjección de saludo) — ola (onda formada en el agua)
  • deshecho (participio del verbo deshacer) — desecho (basura, residuo)
  • hojear (pasar las hojas de un libro) — ojear (mirar)

Además, recuerda colocar la delante de los diptongos ua, ue, ui, cuando estén al principio de la palabra, como huaino, huerto, huida. Lo mismo sucede con los diptongos en el medio de una palabra (cacahuate), y con las sílabas ie ia (hielan, hierba, hiedra).

4. “Halla”, “haya”, “aya” y “allá”

En principio puede parecer sencillo, pero es necesario saber a qué te quieres referir para saber cuál es la forma correcta en que debes escribirlo.

  • halla“: es la tercera persona del singular del presente de indicativo o la segunda persona del singular del imperativo del verbo “hallar”. Ejemplo: “Halla los 5 errores gramaticales en este ejercicio.”
  • haya”: puede ser un tipo de árbol y también el verbo “haber” (primera o tercera persona del singular del presente de subjuntivo del verbo “haber”). Ejemplo: “Deseamos que hayas tenido mucho éxito este fin de semana.”
  • aya”: es un sustantivo que hace referencia a una mujer encargada del cuidado de los niños. Ejemplo: “El aya no vino el lunes a cuidar a los niños porque estaba enferma.”
  • allá” es un adverbio de lugar. Ejemplo: “Los cuadernos se encuentran allá.”

5. “Hay”, “ahí” y “¡ay!”

Al igual que en el caso anterior, aquí es necesario saber a qué te quieres referir, pues se trata de palabras que se pronuncian y suenan igual, pero se escriben diferente.

  • hay”: pertenece al verbo “haber” y es su tercera forma del singular, utilizándose de esa manera tanto cuando se trata de un objeto o de varios. Ejemplo: “Hay cinco personas esperando el autobús.”
  • ahí” es un adverbio de lugar muy cercano al hablante. Ejemplo: “El libro de María está ahí, sobre la mesa.”
  • ¡ay!” es una interjección que denota tristeza, dolor, o suspiro. Ejemplo: “¡Ay!, te debe estar doliendo mucho.”

6. “Hecho” y “echo”

A pesar de que se pronuncian de la misma manera, los confundimos cuando los escribimos. Sin embargo, la diferencias para cada palabra es:

  • hecho es el participio del verbo hacer. Ejemplo: “¿Has hecho los ejercicios propuestos?”
  • echo significa expulsar, poner o tirar. Ejemplo: “Ella echa los restos de comida a la basura.”

Por otro lado, recuerda que también existe la variante “de hecho”, cuyo significado es ‘en realidad’, que también se escribe con “h”. Ejemplo: “De hecho te esperaba más tarde, después del mediodía.”

7. Porque / por qué / porqué

En este caso, para poder diferenciar en qué caso se debe usar una forma u otra, se requiere de un contexto gramatical. Así que, ¡toma nota!

  • Porque: conjunción causal que introduce oraciones subordinadas que expresan causa, así como encabezamiento de las respuestas a las preguntas introducidas por “por qué”:
    • La alegría fue total porque festejamos el cumpleaños de Roberto y el regreso de Mariana.
    • —¿Por qué no explicaste la situación? —Porque no quería crear problemas.
  • Por qué: utilizado en oraciones interrogativas (directas e indirectas). “No sé por qué te enfadas tanto”. “¿Por qué no viniste ayer a la fiesta de Carnaval?
  • Porqué: sustantivo masculino que equivale a causa, motivo, razón. Se usa normalmente precedido de artículo o posesivo: “No entiende el porqué de tu actitud”.

8. Uso excesivo de comas

Tan malo es no usar comas (,) en nuestros escritos, como recurrir a ellas de manera excesiva. Y es que solemos pensar que estos signos ayudan a respirar mientras se lee, pero, a decir del lingüista peruano Alfredo Valle Degregori existe un error muy común al respecto al grado de que muchos empleamos la “coma criminal”. Esta se refiere al uso de la coma entre sujeto y verbo,o cuando el sujeto es una frase subordinada completa. Evita usarlas como en los siguientes ejemplos erróneos:

  • Ramón, esperó a sus amigos a la salida de la escuela. ❎
  • Tomar la merienda por las tardes, era lo que más le gustaba. ❎

9. Falta del primer signo de interrogación y admiración

En la lengua española el uso de los signos de apertura, representan una “pista” para reconocer que una frase es una pregunta o una exclamación. En este sentido, también ayudan los acentos en los pronombres. Es por esta razón que, tanto los de interrogación (¿?), como los de exclamación (¡!) encierran enunciados.

Es muy común hoy en día desconocer que se tratan de signos dobles, como los paréntesis o los corchetes, quizá como consecuencia del contagio de los mensajes de texto o whatsapp, que contienen tan solo signos de cierre (?!).

Recuerda que en el lenguaje escrito -y más aún si es formal- siempre hay que incluirlo, porque de lo contrario estamos cometiendo un error ortográfico!

10. Días de la semana y meses del año con mayúsculas

En español se escriben todos los días de la semana y los meses en minúscula. Posiblemente exista confusión debido al inglés, donde sí se ponen los meses del año y los días de la semana en mayúsculas.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here