En realidad, todos los planetas giran alrededor del Sol en la misma dirección, en un plano similar, y cada uno gira sobre su eje mientras orbita. En total, 76 lunas orbitan los nueve planetas, y cada planeta ha evolucionado en forma diferente, según su composición y distancia del Sol.

Formación de los planetas:

Hace 5,000 millones de años, una estrella nueva, el Sol, estaba rodeada de un disco turbulento de gas y polvo. Los elementos más pesados fueron atraídos y formaron los planetas interiores, rocosos o “terrestres”: Mercurio, Venus, la Tierra y Marte. Los ligeros, como el hidrógeno y el helio, formaron los gigantes gaseosos exteriores: Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. El diminuto Plutón, el más lejano, puede ser un asteroide, atrapado en órbita alrededor del Sol.

  • Mercurio
    Es el planeta más cercano al Sol. Su superficie presenta cráteres producidos por impactos de meteoritos. Como casi no tiene atmósfera, es abrasador de día y glacial de noche. Se ve a simple vista.
  • Venus
    Su superficie rocosa está llena de volcanes, fallas y lava solidificada. La atmósfera es rica en bióxido de carbono. La presión atmosférica superficial es 90 veces mayor que la terrestre.
  • Tierra
    Es el único objeto del Sistema Solar con agua líquida en la superficie; el único planeta conocido geológicamente activo; y, hasta donde se sabe, el único lugar del Universo que sustenta la vida.
  • Marte
    El cuarto planeta es un inmenso desierto rojo. Sus yermos estériles, erosionados por feroces vientos, tienen grandes volcanes y cráteres de impacto. La atmósfera está compuesta principalmente por bióxido de
    carbono. Su día dura casi lo mismo que el de la Tierra.
  • Júpiter
    Es el planeta más grande. Su atmósfera contiene sobre todo hidrógeno y helio. La alta presión de las regiones inferiores ha comprimido hidrógeno hasta convertirlo en capas líquidas y metálicas alrededor del núcleo rocoso. Las manchas de la superficie son tormentas atmosféricas.
  • Saturno
    Saturno es un globo de gases similar a Júpiter en su composición. Gira tan rápidamente que se ha hinchado en medio y achatado en los polos. Sus anillos están compuestos de decenas de miles de subdivisiones formadas por partículas de hielo. Vientos rápidos azotan el ecuador del planeta.
  • Urano
    Urano se descubrió en 1781. Su atmósfera está compuesta de hidrógeno, helio y metano. Como algo único en el Sistema Solar, su eje de rotación coincide con el plano orbital –gira sobre su lado–, tal vez a raíz de una antigua colisión con un cometa.
  • Neptuno
    El planeta Neptuno se descubrió en 1846, aunque posiblemente lo había divisado Galileo en 1613. Cuenta con una atmósfera rica en metano que se vuelve líquida y luego metálica cerca del centro. Tiene una órbita casi circular (y no elíptica). Sus anillos tenues son visibles.
  • Plutón
    Plutón se descubrió en 1930, y todavía se discute si es, o no, un verdadero planeta. La superficie consiste en un paisaje sólido de metano congelado, y la atmósfera es muy delgada. Plutón tiene una órbita errática que algunas veces lo lleva a la órbita de Neptuno.

 

Por: Los editores de Selecciones

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here